• Finalizado
    FINAL
    2015-09-12
    Argentina 71
    Venezuela 76
  • Finalizado
    BRONCE
    2015-09-12
    Mexico 86
    Canada 87
  • Finalizado
    SEMIFINAL
    2015-09-11
    Argentina 78
    Mexico 70
  • Finalizado
    SEMIFINAL
    2015-09-11
    Canada 78
    Venezuela 79
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-09
    Mexico 95
    Argentina 83
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-09
    Uruguay 69
    Puerto Rico 80
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-09
    Dominicana 103
    Canada 120
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-09
    Panama 62
    Venezuela 75
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-08
    Mexico 73
    Canada 94
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-08
    Panama 71
    Puerto Rico 78
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-08
    Venezuela 75
    Uruguay 77
  • Finalizado
    Ronda 2
    2015-09-08
    Argentina 92
    Dominicana 84

Unificando criterios: hacia un baloncesto global


El básquetbol es, de los cuatro deportes principales con ligas profesionales en Estados Unidos (el llamado Big Four: el hockey sobre hielo -la NHL-, el béisbol –la MLB-, el fútbol americano –la NFL- y la NBA) el único practicado a nivel mundial de manera extensiva y con una base ampliamente aceptada.

Sin embargo, y paradójicamente por cuestiones relativas a la evolución del deporte en sí, existen hasta cuatro reglamentos diferentes: la FIBA por un lado, y la NBA, la NCAA y las “high schools” americanas, por el otro.

Las principales diferencias se centran en el tiempo de juego, el reloj de posesión, las medidas del parquet y la cantidad y el criterio de cómputo de las faltas, entre otras. La NBA, al igual que otras ligas del mundo que la siguieron después –inclusive la nuestra durante cuatro años- juega cuarenta y ocho minutos divididos en cuatro períodos de doce. La NCAA, sin embargo, juega a dos tiempos de veinte minutos. En nuestro básquet, también se juegan partidos de cuarenta minutos, pero tras los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 las dos mitades devinieron en cuatro cuartos. Por cuanto al reloj de posesión, el reglamento internacional redujo, tras las mencionados Juegos, de treinta a veinticuatro segundos, cantidad que la liga americana adoptó en 1955, gracias al maestro matemático Dan Biasone. La NCAA estableció desde la temporada 1986-87 su reloj a 35 segundos.

La forma de la zona pintada también sufrió modificaciones, ya que el antiguo trapecio de la FIBA se adaptó a un rectángulo similar a la de la NBA. Pero donde más diferencias existen es en la línea de tres puntos. El básquet colegial usa la medialuna a 19 pies 9 pulgadas (6,02 metros). La liga profesional americana fijó en el año 1979 que su perímetro debía estar a 23 pies 9 pulgadas (7,24). La razón de tanta lejanía es que existía en aquella época la percepción de que una línea tan próxima al aro amontonaría demasiado a los jugadores y los forzaría a ocupar espacios, cosa ilegal en aquella época (en la NBA la defensa hasta hace no mucho tiempo era obligatoriamente individual). La FIBA tuvo históricamente su línea de tres puntos a 6,25 metros, pero tras el Mundial de Turquía 2010 se alejó hasta los 6,75 metros. La NBA tuvo un experimento que acercó durante dos temporadas la línea a 6,71 metros (22 pies), medida que regía en la antigua ABA, precursora del experimento.

De a poco los reglamentos están unificando criterios, más por propia presión del mercado que por cuestiones técnicas. Más allá de que la cuestión comercial -todo lo relacionado con los derechos de televisión y patrocinio (sponsors)- es una variable que existe, y que sin lugar a dudas influye en la conformación de nuevas reglas, se busca es un juego más rápido, más fluido, con más posibilidades de ataque; en definitiva, recuperar aquello que lo ha catapultado como el deporte de masas más apasionante del mundo entero.
Matias Barmat (@worldhoopstats)

Lecturas: 1154 - 2011-09-16